¿Se ha disminuido la lectura literaria en el mundo?

El largo y constante declive de la Lectura Literaria

En la lectura de la literatura, se ha comprobado que, un porcentaje de adultos americanos que leen literatura, cualquier novela, cuento, poesía o obra de teatro, cayó al menos a un mínimo de tres décadas recientemente, según un nuevo informe de la National Endowment for the Arts.

En 2015, el 43 por ciento de los adultos leyó al menos una obra de literatura. Ese es el porcentaje más bajo en cualquier año desde que las encuestas de la NEA comenzaron a rastrear la participación en la lectura y las artes en 1982, cuando la tasa de lectura de literatura era del 57 por ciento.

Los datos de 2015 muestran que las mujeres (50 por ciento) son significativamente más propensas a leer literatura que los hombres (36 por ciento). Los blancos (50 por ciento) son considerablemente más propensos a leer literatura que los negros (29 por ciento) o los hispanos (27 por ciento).

Pero el mayor impulsor de la lectura literaria parece ser la educación. Alrededor del 68 por ciento de las personas con un título de posgrado se dedicó a la lectura literaria en 2015, en comparación con el 59 por ciento con una licenciatura y el 30 por ciento de los que sólo tienen una educación secundaria.

¿Se ha disminuido la lectura literaria en el mundo?

La importante división geográfica en la creatividad americana

Dado que la proporción de adultos americanos con una licenciatura o más se ha casi duplicado desde 1982, es de esperar un aumento concomitante de la lectura literaria. Pero eso no ha sucedido. De hecho, investigaciones anteriores de la NEA han encontrado que las caídas en la tasa de lectura literaria han ocurrido en todos los ámbitos, entre todas las edades, razas y niveles educativos.

Pero este análisis señaló otros posibles impulsores del declive de la lectura literaria. Hay muchos más productos y plataformas compitiendo por su atención hoy que hace 30 años, los videojuegos han explotado en popularidad y las películas se han transformado de algo que se hacía en el teatro a algo que se hace en casa. Tal vez lo más importante es que Internet, con sus infinitas distracciones, no existía hace 30 años.

Las encuestas del NEA no preguntan a la gente cuántos tweets o comentarios web enojados leen. Pero está claro que cuando la gente no lee literatura, se pierde una experiencia de lectura única que ningún otro tipo de escritura puede igualar.

Varios estudios recientes han demostrado que la ficción, en particular la ficción literaria, parece potenciar la calidad de la empatía de las personas que la leen, su capacidad para ver el mundo desde los ojos de otra persona. Y las buenas obras de literatura, en particular las novelas, pueden darle acceso directo a la mente de otra persona, ya sea la mente del autor, o de uno de sus personajes imaginarios, de una manera que pocas otras obras de arte pueden.

Así que si se está leyendo menos literatura, es lógico que ello hace que los paises sean menos empáticos como resultado. Si el cambio de hábitos de lectura hace menos capaces de ver las cosas desde el punto de vista de otras personas, eso podría tener consecuencias drásticas en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba